Columpios y corralitos, consejos para tener en cuenta

Columpios y corralitos, consejos para tener en cuenta

Muchos padres encuentran que los columpios mecánicos, sobre todo aquellos que se pueden acoplar al moiséspueden calmar a un bebé que llora descontroladamente, cuando todo lo demás ha fracasado. Si piensas usar uno de estos aparatos, no coloques a tu hijo en la silla del columpio, sino hasta que sepa sentarse solo ( generalmente entre los 6 y los 9 meses).

Utiliza solo columpios estables y que se instalen sobre el suelo, no los que se cuelgan de los marcos de las puertas, ya que podrían soltarse y ser peligrosos para el niño. Además, no debes utilizar el columpio más de 30 minutos ni más de dos veces al día, aunque puede calmar a un bebé, no sustituye la atención que le brindamos los padres.

Cuando tu bebé empiece a desplazarse de un sitio a otro, probablemente necesitará un corralito, incluso antes que el bebé gatee, o ande, un corral es un lugar seguro dónde puede estar estirado o sentado, tanto en casa como al aire libre. Recuerde siempre no dejar los laterales bajos, Seguramente si se acostumbra a estar en el corralito ahora, estará más dispuesto a quedarse en él, cuando crezca.

Pero no se ilusione, aunque algunos bebés no les importa estar metidos en un corral, otros se resisten vigorosamente. Lo mejor es brindarle un sitio donde el niño se sienta contenido y acompañado, para estimular sus sentidos y mantener su confianza y autoestima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir